Desarrollo web, SEO, Redes Sociales.

Teléfono y WhatsApp: 644 340 119

Tipos de formatos de publicidad en Internet

Internet se ha convertido en una herramienta imprescindible del día a día de millones de personas. Estas pasan muchas horas conectadas desde el ordenador o dispositivos móviles. Los agentes publicitarios no quieren renunciar a las altas posibilidades que este medio ofrece y, por eso, consiguen llegar a la audiencia gracias a los distintos formatos de anuncios y publicidad en Internet que se encuentran en la Red: desde los más tradicionales, como el banner, a las últimas novedades, todos ellos tienen un retorno de la inversión realmente positivo.

Publicidad en internet

La publicidad, por definición, evoluciona constantemente, con un desarrollo permanente para poder agradar al púbico, que ya está curado de espanto y suele rechazar, de primeras, cualquier tipo de publicidad.

Al igual que los formatos web van evolucionando según aparecen nuevas técnicas y varían las preferencias de los consumidores, también cambian los formatos publicitarios. Pero que aparezcan nuevos formatos para que las marcas puedan anunciarse no significa que los formatos antiguos desaparezcan.

La publicidad en Internet

Desde sus inicios, las agencias de publicidad y los anunciantes vieron en Internet una gran plataforma para poder llegar al público, conocerlo y mostrar los productos que les estaban ofreciendo.

Gracias a las posibilidades que ofrece, la publicidad en Internet debía ser muy distinta a la que se ofrece en los soportes más tradicionales, como la prensa, radio o televisión. Además, también hay que tener en cuenta la multitud de posibilidades que ofrece Internet: desde los primeros formatos surgidos hasta las espectaculares creaciones que se pueden ver la actualidad, van apareciendo nuevos formatos de manera constante.

Los formatos se entremezclan entre sí para dar lugar a otros nuevos, más espectaculares y que llaman más la atención de los posibles clientes. La creatividad reina en Internet y las agencias no tienen límites a la hora de dar a conocer los productos de las marcas.

Otra gran baza de Internet para los anunciantes es la amplia segmentación que ofrece. Cada página web cuenta con un público objetivo concreto que los anunciantes pueden aprovechar. Además, también destacan los análisis de las personas que utilizan Internet, sus usos y costumbres y qué es lo que visitan.

Todas estas características propias de la Red hacen que los formatos publicitarios sean constantemente novedosos y, en muchas ocasiones, la audiencia no perciba como publicidad alguno de los mensajes que se le ofrecen.

En los últimos tiempos, además, la interactividad está consiguiendo un papel realmente importante y esto hace que los mensajes publicitarios sean cada vez más atractivos para los clientes.

A continuación, los formatos más habituales que las marcas utilizan para anunciarse en Internet.

Banner

Banners

El banner es el primero de los formatos publicitarios de Internet y también se trata del más sencillo. De hecho, tal es su popularidad que muchas personas hablan de banner para referirse a toda la publicidad en Internet.

Pero, en realidad, el banner tiene unas características concretas y diferentes de otros formatos publicitarios de Internet. Se trata de un espacio de 468×60 píxeles, a modo de imagen dentro de una web y que, por lo general, al clicarlo, lleva a la página de la marca que cita.

Muchos anunciantes rechazan hoy en día el banner precisamente por su formato y la poca adecuación que tiene su tamaño a los diseños de las páginas más actuales: resulta demasiado pequeño como para atraer la atención del público.

Superbanner

La evolución natural del banner a tamaños más grandes dio lugar a lo que se conoce como superbanner o megabanner. Sus medidas son ampliamente superiores y ocupa, por lo general, todo el ancho de la página web: 728×80 píxeles. Prácticamente se puede ver en todas las páginas hoy en día.

El superbanner es mucho más versátil que el banner y puede expandirse en tamaño para ocupar espacios que se adecuan mejor al diseño de la web: no es extraño encontrarse con superbanners que alcanzan los 180 píxeles de alto.

Además, gracias a sus características propias, el superbanner puede contener animaciones o vídeos, además de sonidos.

Lo que más gusta a los anunciantes del superbanner es que preside la página: suele colocarse en la parte superior y da la sensación a los visitantes de que están ante una información realmente prioritaria. Además, el superbanner es mucho menos intrusivo para los visitantes, puesto que suele expandirse solo si se pasa el ratón por encima de él.

Minibanner y botón

Cuando el banner tiene un tamaño de 234×60 píxeles es conocido como minibanner. Además de ser realmente pequeño, tiene características simples de diseño, con texto e imágenes no animadas.

Aún se encuentran anuncios más pequeños, conocidos como botón, con unas dimensiones estandarizadas de 120×60 o 90×90 píxeles.

Como ya se comentaba con el banner, este tipo de formato se ha revelado como obsoleto, ya que ahora priman la calidad de imagen y las animaciones. Son muchas las marcas que han dejado de utilizarlos.

Text-link

Cuando se quiere trabajar solo con texto, el formato elegido es el text-link. Las empresas han dejado de usarlo principalmente por su limitación a 30 caracteres. Pero no debe dejar de aparecer en esta lista de formatos de publicidad en Internet, puesto que ha estado al lado de anunciantes y consumidores durante muchos años.

Se ha dejado de utilizar, principalmente, porque carece de las características que se prefieren hoy en día, ya que no ofrece un diseño espectacular que llame la atención de los consumidores.

Gracias a sus características propias, el text-link es un formato adecuado para los anunciantes que buscan enlaces a su página de Internet. Si uno quiere utilizarlo y obtener un retorno de inversión óptimo, deberá elegir correctamente las keywords o palabras clave.

Skyscraper

El skyscraper (conocido en España como rascacielos) tiene un diseño vertical, muy adecuado para ser colocado en sidebars de las páginas web (los laterales).

Por lo general, el skyscraper suele diseñarse con un tamaño de 120×600 píxeles, pero hoy en día, con los cambios de los diseños y formatos, también se utilizan tamaños mayores, con diseños que alcanzan los 160×600 píxeles.

Los anunciantes también apuestan algunas veces por un formato similar de 300×600 píxeles, conocido como doble-sky.

A la hora de utilizar el skyscraper, los anunciantes destacan que el usuario está viéndolo mientras permanece en la web por su diseño vertical.

Robapáginas

El robapáginas se ha convertido en el formato estrella de la publicidad en Internet. Solo con una navegación rápida es posible localizarlo muy fácilmente.

El diseño del robapáginas es cuadrado, lo que permite que el anuncio se muestre de una manera que resulta atractiva para los visitantes, pero muy sencilla de diseñar para los creativos de los anuncios.

En cuanto al tamaño, suele jugarse con el robapáginas de 300×250 píxeles, pero, gracias a su gran flexibilidad, también pueden encontrarse otras opciones personalizables para que encaje mejor con el diseño de la página, como 400x400 píxeles o 200×200 píxeles.

Respecto a la ubicación, por lo general, se encuentra en sidebars de páginas, como un recuadro que destaca sobre el resto de sus contenidos. De esta forma, llama la atención de los visitantes de la página, sin interrumpir su normal visualización de esta, y les permite recibir toda la información con un simple golpe de vista. Por eso, los anunciantes lo utilizan, ya que tiene un retorno de inversión realmente elevado.

Interstitial

El formato interstitial ocupa toda la pantalla: un fondo blanco se superpone a la web, con una ventana de 800×600 píxeles que se abre en el centro. Por lo general, el interstitial solo aparece la primera vez que se visita una web o al cambiar de sección.

Seguramente uno ya se haya encontrado con algún interstitial y lo haya ignorado, cerrándolo gracias al aspa (cruz) de la parte superior derecha del anuncio y que, al clicar en ella, permite volver a la página. Por tanto, este medio no es nada provechoso para los anunciantes: es demasiado invasivo, aunque, una vez que sale, es imposible escapar del mesaje.

Reminder

Por lo general, el reminder acompaña al interstitial: cuando se cierra, se integra en el diseño de la página y se hace más pequeño, de manera que es similar a un banner (también cabe la posibilidad de que sea un megabanner) o, si el diseño se adecua más, a un robapáginas, dependiendo de la situación y del tamaño que se les dé.

Recibe su nombre precisamente de esto, del recuerdo que genera del interstitial: el reminder estimula la memoria del visitante a la página web.

Layer

Este formato, el layer, resulta muy parecido al interstitial, aunque con características principales: mientras que antes se comentaba que el interstitial aparecía, por lo general, cuando se visitaba una web por primera vez, el layer no tiene esa liminación y puede ser instalado en cualquier parte de la página, desplegándose por encima de ella. De esta forma, se consigue que el visitante le preste atención y el efecto llamada es mucho mayor.

Por lo general, cuando se trabaja con un layer, su diseño se centra en uno estándar de 400×400 píxeles y el usuario tiene la posibilidad de cerrarlo gracias a un aspa similar a la de otros formatos.

Este formato también resulta molesto para los usuarios, puesto que, al abrirse, cubre las imágenes que se están viendo o el texto que se está leyendo, lo que interfiere en la comunicación entre el visitante y la web.

Brand day

El brand day es un formato por el que suelen apostar las marcas grandes, ya que ofrece la posibilidad de contar con todos los espacios promocionales de la web en exclusiva y consigue que el visitante no se distraiga con otras.

La marca aparece en todas partes de la página y la publicidad se mimetiza con su contenido: en header, sidebars, portada, despleglables u ocupando todo el fondo por detrás del contenido de la web.

El brand day es el formato que mayor impacto ofrece a las marcas que se anuncian en una web y proporciona una notoriedad muy destacada.

Rich media

Los rich media son aquellos anuncios que permiten a los visitantes de las webs interactuar directamente con las marcas que se publicitan. Hay que tener cuidado al incluirlos, ya que pesan (entre 100kb y 10Mb, por lo general) y llevan incluidos vídeos, así como animaciones. Además, deben permitir que el usuario interactúe de manera activa.

Por lo general, los rich media son desplegables e, incluso, se desplazan por la pantalla. Es una buena idea utilizarlos, puesto que, al sentirse involucrado, el posible consumidor tiene una respuesta más positiva para la marca.

Billboard

El billboard es un formato de gran tamaño (970×250 px), que apuesta por la alta calidad de las imágenes que incluye y la interacción marca–cliente. Este formato puede ser expandido y, por lo general, los vídeos y animaciones duran unos 2 minutos. Los anuncios bajo este formato resultan muy útiles para atraer público a las marcas.

El formato billboard requiere una alta creatividad por parte de los anunciantes, ya que los vídeos que muestra deben ser virales e interactivos, para que el público se moleste en pasar tiempo en ellos.

Pre-roll

Para ver este vídeo en Internet, tienes que esperar a que pase un anuncio. Esto es lo que se conoce como formato pre-roll. En muchas ocasiones, las marcas utilizan para este formato el mismo anuncio que pasan en la tele.

Cuando se empezaron a utilizar anuncios en este formato fueron muchas las voces que lo criticaron porque se consideraba que era muy intrusivo, aunque hoy en día su éxito es tal que ha evolucionado y ha dado lugar a otros formatos: cuando se pausa el vídeo para mostrar el anuncio, se llama mid-roll, o también se puede incluir al final de este, lo que se conoce como post-roll.

Pop-up y pop-under

Cuando una ventana emerge repentinamente en la página web e interrumpe la navegación normal por parte del usuario, se conoce como pop-up, si aparece en la parte superior; y pop-under, si lo hace abajo.

Este formato es rechazado, puesto que es intrusivo y genera molestia y rechazo por parte del usuario.

Advertorial

Es formato es muy habitual en los últimos tiempos, ya que consiste en presentar un contenido publicitario redactado y diseñado como si se tratase de una noticia. Precisamente por ese diseño, el advertorial tiene credibilidad y relevancia. Pero hay que tener cuidado con abusar de su uso, puesto que la web puede resultar dañada y valorada como las que solo ofrecen contenidos publicitarios

Valoración: 
Promedio: 4.5 (6 votes)

Contenido Relacionado

Desarrollo web

  • Dominio (.com,.net, .es ...).
  • Hospedaje Web (hosting).
  • Webs autogestionables.
  • Webs escalables.
  • Diseños para móviles y tabletas (Responsive).
  • Intranets y Extranets.
  • Tiendas Online.
  • De PSD a Drupal.

Presencia en Internet

  • Comunity Manager.
  • SEO.
  • SEM.
  • Posicionamiento en Google.
  • Redes sociales.
  • Listas de Correos (Newsletters).
  • Web Temáticas.
  • Creacción de folletos, trípticos, dípticos, flyers...